Google+ Followers

miércoles, febrero 10, 2016

A veces la vida

Es un poco solitaria, y aunque uno conozca gente, esté acompañado, o tenga pareja, la vida se torna solitaria, lo más curioso es que cuando se está más acompañado, se tiene menos gente en quien confiar, con quien hablar.

Estoy harta, me siento desbordada, como si todo se hubiera salido de control, necesito llorar y es como si los ojos se me hubieran secado, el estomago quisiera explotar, el pecho está contenido, son tantas las sensaciones que tengo. Me duele mi rodilla sumisa...

Siento como si me estuviera soltando, y siento que voy a volar, pero ese antes, es tanta la angustia, el miedo, que no me permiten sentir amor.

A veces lo que aguantamos tan estoicamente, no lo aguantamos más. 
A veces es tiempo de verse uno, sin esconder por que lo pidieron, o por que viene impreso en mi desde el nacimiento, es más doloroso, pero necesario, no sé si fácil o díficil.
A veces esperamos tanto una decisión de otros, como si la vida dependienta de los otros, y nosotros no pudiéramos elegir.
A veces, hay gente que sino aprovechas el momento, no vuelve, ni momentos, ni oportunidades.
A veces nuestro ego es tan grande, que no vemos más allá de nosotros, y atropellamos gente con nuestras cosas por que solo esas importan.
A veces es tanta la indignación, la hipocresía, de la gente, que cuando me entero me dan nauseas.
A veces, a veces solo a veces, esto es solo un ratito.



martes, febrero 09, 2016

Maldita

Sensibilidad...

Tengo el pecho tan lleno de cosas y sin poder decir ni una.

Mejor llorar, así se limpia el alma y los ojos de paso se humectante.

sábado, febrero 06, 2016

Reconocer

Cuando algo te afecta, debés hacer algo al respecto.

Es cierto esa frase de que uno controla solo lo que está dentro de uno, y no a los demás, finalmente, está vida es de vibras, sintonías, química, y no siempre le caemos bien a la gente o a todos, y es natural.

Lo que pasa realmente, es que no podemos, enfocarnos en ello, y darle mil vueltas, sin tomar una decisión, y creo que la decisión que uno debe tomar, es la que genere más tranquilidad y paz.

Me he dado cuenta, que me afecta unos "likes" y el hecho que se los den a alguien con quien no he tenido la mejor relación, en fin, eso me ha estado rondando el pensamiento, y hoy pasó otra cosa que me afectó mucho, pero ahora que estaba en mi rutina de limpieza de cara, me puse a pensar y me dije, no puede ser que yo haga berrinche (por que lloré), con lo que he pasado, es como devolverme, y es que es muy extraño, por que mi exterior, mis sueños, se perciben como si la cosa estuviera cambiando, pero yo me siento enbarrealada, como si me hubiera devuelto, con unas ganas de hacer berrinche y todo...no sé que pasa... pero por mi salud, tomé una decisión con el facebook, e hice cambios, y mejor así. Eso de ojos que no ven, es cierto.

Pero también está bien, mandar todo al carajo y pegarse una llorada, el hecho de reconocer en uno situaciones o cosas que lo afectan, no quiere decir que uno sea la mujer maravilla, nombre, está bien llorar, o tener un ataque de histeria de vez en cuando, sino todo esto sería demasiado perfecto y estable. Además, el estado de calma que deviene luego de llorar, nadie lo otorga.

Ante todo la paz.

lunes, febrero 01, 2016

No sintonía

Hace mas o menos 15 años, me enamoré mucho pero la otra persona no, recuerdo que para dos o tres meses le dí un disco de "Serú Girán" y dos días después me dijo "mira estamos en distintas frecuencias, vos estás aquí y yo esto allá" y allí me di cuenta lo que era estar con alguien pensando que me amaba.

Hoy me contaron una historia de dos que salieron juntos del cole, y estudiaron medicina, se graduaron y ella quería casarse pero él no, el sencillamente no estaba enamorado, yo por dentro me preguntaba como es que pasó tantos años con esa chica y no le dijo algo, por que no se fue. Al final, por presión de ella de casarse, ellos decidieron separarse, él conoció otra y en año y medio zaz que vino un bebé.

Cuantas personas, momentos, no son el adecuado, cuantas veces hemos llegado tarde o temprano, y pasa eso que decía Cortázar "tu tren no es mi tren...". Será que es el tiempo tan caprichoso o nosotros, o nuestro destino, que será.

Lo cierto, es que si uno suma y saca cuentas, han sido mas las veces que uno no está en sintonía que las veces que encontramos vibración con alguien, y creo que al ser un bien escaso, no todos se dan cuenta, y los que se dan cuenta no le temen, y hacen todo por quedarse allí, por eso la gente se casa, como decía igual Cortázar "te lo juro, eligen una mujer y se casan!"

Y es que aunque duela, de ser una buena persona, y dar y dar a manos llenas, posiblemente el otro solo vea lo bueno, pero no siente esa vibración, esa sintonía, no hay magia y que hacer?, claro se puede llorar un mar, por un momento se puede odiar mucho, por otro momento se pueden culpar a todos los demás, que vienen con historias de invitaciones de casamientos y propuestas de anillos incluidos, pero luego se recupera la lucidez, y se sigue viviendo con las elecciones que se tomaron antes que todo empezara. 

Y en algún momento, en algún tren, en algún vagón, se creará un vibración tan fuerte, que nunca se dejarán ir...

martes, enero 19, 2016

Cumplir años

Tengo unos años en que realmente no me gusta cumplir años, y no por que uno se haga más viejo o algo así, sino por que me siento triste en un fecha donde debería de ser todo lo contrario.

El caso es que me encanta celebrarle el cumpleaños a los demás, y organizar algo y esas cosas, pero cuando se trata de mi, es diferente. Algunas veces me hice una fiesta, me celebré el cumple en un restaurante, hubo queque, hubo cenas, muchas cosas, ahora nada de eso hay, y hasta pocas llamadas hay. Y no es que me ponga triste que la gente se acuerde o no, claro que es lindo que te llamen, pero tampoco me muero, el cumpleaños para mi es sinónimo de que pase rápido, y que pase desapercibido, claro que eso tiene que ver con mi historia de vida, pero antes lo celebraba mucho y me divertía mucho.

Y hoy he pensando por que me entristece tanto, sé que el paso del tiempo es inminente, y que en este tiempo lo siento detras de mi a pasos agigantados, sé que mi papá no está desde hace mucho tiempo, sé que mucha gente de antes no esta.
No sé. Pero sé que es algo que debo resolver... 

Las ganas de llorar son terribles, pero no he querido hacerlo.

Y ahora me siento más agradecida por mi vida, que años atrás. Pero esa tristeza, viene de un lugar tan profundo, que no puedo expresarlo en palabras.

A pesar de eso, le agradezco muchísimo a Dios por todo cuanto me ha dado, por que yo veo mi vida y me doy cuenta que soy muy afortunada.

Por dicha, el cumpleaños, solo dura 24 horas y es solo un día al año.

domingo, enero 10, 2016

Todo es diferente

Siempre fui dramática, tanto que hubiera hecho una novela, un dorama o una película.

Muchas veces desee morir con tanta intensidad, que no sé si Dios me escuchó, seguro que no me hizo caso, sino estuviera muerta. Lloré mares, por sentir diferente, por querer gente que mi familia no quería, por sentir celos, por sentirme descolada, por no sentirme aceptada o amada, por tantas cosas que hoy trato de ver hacia atras y no logro comprender. 

Desde que me paso lo del hospital, no dije mas y no volví a sentir el deseo de morir, ni cuando he estado muy triste y he llorado, como ayer. 
La vida se presente de otras formas y uno se da cuenta que puede sobrevivir, que está madurando, a golpes, a brincos y a saltos, pero uno crece.

Esta es la vida, linda, fea, dulce, amarga, hay de todo...

sábado, diciembre 19, 2015

Entre la fe y la ciencia...

La semana pasada, el lunes desperté con un fuerte dolor en el vientre, fui al baño y regresé casi agachada del dolor, y me acosté, pero no logré dormir, mi mamá me llevó al hospital, y me pusieron un suero y me dijeron que tenía un virus, me enviaron a casa.
El marte pasé mal, me desmayé y el miércoles un poco repuesta fui por un ultrasonido, y vieron que tenía "algo", pasé al hospital, donde me ingresaron, por que tenía "algo" y parecía que tenían que operar... lloré mucho del susto.
En el hospital me dijeron que podía ser un embarazo ectópico, un quiste, un acceso, no sé si habían más hipótesis a mi caso...
Estar en el hospital, lo hace a uno valorar, no solo lo que tiene, sino la salud en la vive casi siempre, de verdad que allí uno ve la mano de Dios y lo misericordioso que es con uno, porque no solo le permite tener salud, sino trabajo, familia, amigos, etc etc y allí uno se hace sensible al dolor de los demás, que cuantas veces pasé por fuera del hospital y uno no sabe cuanto dolor, susto, sufrimiento, espera, fe hay allí.

Bueno, el tema es que después de pasar toda la noche con antibiótico, a full intravenoso, al día siguiente, me hicieron los mismo exámenes del día anterior, y no tenía nada.

Recé mucho mucho, pedí por un milagro y también me descodifiqué.

Como decía el Padre Pío, rezar y despreocuparse, algo así hice. Una amiga con quien comparto cosas de sanación, me ayudó a descodificarme, y me dijo que eso tenía que ver con mi sexualidad, que soltara todo, todos los novios o gente que había tenido algo, y que soltara al hijo de mi novio, que ella sabía que yo sentía que ese hijo me lo habían robado (puedo decir que eso sentí cuando me enteré), y que lo soltara por que no era mi hijo. 
Solté a ese medio novio, que solo llamaba entre meses, a quien quise mucho, pero nunca me valoró lo suficiente. Solté a ese amigo que fue novio y amor platónico por años. Solté esa historia de amor a distancia, donde me inventaron un sinfín de mentiras, y aunque habían muchas mentiras, si sé que lo que sentimos fue real. Solté a ese novio que apostó acostarse conmigo y luego dejarme, a él lo tenía tan bloqueado, que no pude recordar su apellido. Solté a ese loco italiano que me amó, pero no pude amar. A ese chico con quien anduve unos meses pero no funcionó. A esos alumnos que me echaban el cuento y se vivía una relación de estira y encoge, tan divertido. Solté a ese bebé...  Y lloré, lloré y lloré, bendiciendo a cada persona que vino y se fue.
Después medité y una luz azul envolvió mi cuerpo y cuando abrí los ojos, estaba en un estado de paz, tan increíble. 

Y hoy buscando un contacto de un viaje, encontré unas notas del viaje, y tenía escrito un sueño que tuve, sobre una mujer embarazada...por Dios, yo estaba presintiendo eso 6 meses antes que pasara, No lo puedo creer! 
Al leer eso, sentí tanto dolor, recordé como estaba yo antes de tomar ese avión, estaba casi loca, con un dolor tan tan grande y ahora me pregunto, por que me quedé, si todo lo que veía era que había un relación, como es que uno pasa el límite tanto y sigue, no sé. Lloré, creo que eso no lo había soltado, ese dolor de saber que alguien toma la decisión de acostarse con otra persona, es por que hay algo, no digo amor, pero si atracción, o algo, que nunca sabré. pero que se gesta dedicando tiempo. 
Ya lloré, bendije todo eso que sentí, y lo dejé ir.

Hay tantas realidades que uno llega a trascender, tantas cosas. De cuantas cosas nos olvidamos, para seguir viviendo, de cuantas recuerdos nos agarramos para no avanzar...


De algo estoy segura, eso que tenía en mi vientre, lo gesté yo y mi mal manejo emocional, yo que me tragué todo, yo que no supo llorar más que dos veces, yo que no pudo soltarlo desde que sucedió, yo que dejaba que siguieran pasando cosas, yo que no me respeté, yo que pasé mis límites a más no poder, creyendo que podía con todo, yo que no me supe querer más y mejor.


Por eso llorar es bueno, por que limpiamos, soltamos y 
estamos más livianitos para lo que viene. 

Quien llegué a leer esto, solo les digo por que favor no bloqueen nada, 
si hay ganas de llorar, hay que hacerlo, un emoción pospuesta,
 puede ser una visita al hospital más tarde.